© 2018 por Rescate Infantil Mundial.

Diseñado por Escape Media..

D

​​Llamanos:

787-649-0250

Correspondencia:

PO Box 425 Saint Just Station, PR 00978

PROYECTOS

1.

Apoyo de padrinos y madrinas

4.

Apoyo de comercios

Algunos negocios nos apoyan promocionando nuestras alcancías.

2.

Donaciones

5.

Todos somos voluntarios

Todos trabajamos para apoyar esta hermosa causa y no recibimos ningún tipo de remuneración económica.

3.

Actividades de recaudación de fondos

Hemos contado con el apoyo de escuelas y diferentes organizaciones para varias actividades. Entre ellas la venta de pulseras y otras artesanias.

LABOR HUMANITARIA

Con la ayuda de Dios, se viaja dos veces al año a Haití para matricular a los niños en las escuelas, visitar a las familias, comprar alimentos y brindar servicios médicos. Nos esforzamos para brindar la ayuda básica de modo que cada niño pueda enfocarse en dar lo mejor de sí. Promovemos la fijación de metas alcanzables tanto para nuestros niños como para sus familias y los ayudamos a que vayan en busca de sus sueños. Nuestra obra nació luego de que ocurriera el terremoto en Haití y es en el hermano país, uno de los más pobres del mundo, donde hemos concentrado nuestros esfuerzos.

Mensualmente o cada dos meses, dependiendo de la conveniencia de los costos de distribución, entre otros factores sumamente fluctuantes, nuestros gestores se encargan de que se haga entrega de compras de alimento a las familias haitianas. Se cita a las familias y ellas van a buscar un fardo de arroz de 25 libras, aceite, frijoles, aceite, “maggie” y bacalao.

Nuestro más reciente viaje fue el 16 de enero de 2014, el anterior que habíamos informado con motivo de gestionar matrículas fue en agosto de 2013. Esta vez, viajamos a celebrarle el Día de Reyes a nuestros niños y niñas. El viaje misionero estuvo integrado por: 1) Julio Caldero, presidente, 2) Ivette Bibiloni, fundadora y 3) Raquel Agudo, madrina del programa.

Al llegar visitaron el campamento Totó en Caradeux y todos los recibieron con mucha alegría. Al día siguiente visitaron nuevamente el campamento para ver las tiendas (quioscos) de dos de las madres con quien la fundación había comenzado un programa para hacer posible que "volaran con alas propias". El programa consiste en proveer una aportación económica para la auto gestión, luego de evaluar su propuesta comercial. Una dama, tutora de uno de los apadrinados, abrió una tienda de venta de cosméticos, otra abrió una tienda de dulces y víveres de primera necesidad.

Durante la visita también hicieron entrega de una compra de alimentos a cada familia y a los voluntarios por un valor de $45.

Gracias a la bondad de nuestros colaboradores y padrinos hubo abundancia de regalos para todos: ropa, juguetes y entre los más apreciados, útiles escolares.

Tenemos muchos niños esperando, que aún no están apadrinados, otros que lo estuvieron en algún momento, pero seguimos apoyándolos con la ayuda de Dios. Que satisfacción poder calzar piecitos descalzos, observar progreso en niños que estaban desnutridos, ver sus caras llenas de esperanza donde antes solo había desasosiego e incertidumbre. Le suplicamos que nos ayude a impactar más vidas.